Lo Último

lunes, 12 de noviembre de 2018

La red plural de mujeres de puebla y el poder judicial.


La red plural de mujeres de puebla y el poder judicial.

Hace dos años una nueva generación de mujeres se organizó en Red Plural de Mujeres de Puebla. Fuimos invitadas a participar, algunas de las amigas de la primera generación del entonces llamado Grupo Plural de Mujeres organizado hace casi dos décadas; para celebrarlo, se convocó al Foro: Agenda transversal por la igualdad sustantiva para la inclusión del principio de paridad de género en el sistema judicial, el objetivo: encabezar la Iniciativa para reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial del estado de Puebla, para incluir el Principio Constitucional de Paridad.

Martha Tagle, Maru López Brun, Ricardo Adrián Rodríguez Perdomo, Gustavo Adolfo García Hernández y una servidora fuimos invitadas/os como ponentes.
Me correspondió abordar justamente el ¿Por qué necesaria la aplicación de este Principio en el Poder Judicial de Puebla? y dejé para continuar todas/os la reflexión, una segunda interrogante ¿Bastaría con que haya más mujeres ocupando posiciones de decisión en condiciones de paridad e igualdad para pensar que con ello se resuelva tanto el juzgar con Perspectiva de Género (PEG) como el que por ese sólo hecho, se modifique la forma de atender el acceso a la justicia para las mujeres?
A partir de estas interrogantes por supuesto es urgente primero, incluir el Principio de Paridad en su normativa interna, para después exigir su aplicación en el Poder Judicial, porque habrá que decirlo con toda claridad, en los espacios de los Poderes Judicial -y también en el Ejecutivo- el tema de la paridad de género está aún muy distante. Pero esto, hay que reconocerlo también, no es suficiente, habría que acompañarlo de otras acciones en paralelo.
Primero, porque con la llegada en el 2014 del Principio Constitucional de Paridad, se hicieron visibles fenómenos que siempre han estado presentes: problemas sistémicos y estructurales, que han generado condiciones de profunda desigualdad para aquellas mujeres que aspiran a un cargo o que se desempeñan como funcionarias.
Entre estos fenómenos, se encuentran los estereotipos de género que perpetúan los roles tradicionales de hombres y mujeres, las violencias que no permiten que las mujeres accedan a mejores espacios políticos y económicos. Y debemos considerar otros factores que afectan su acceso: la falta de políticas para una conciliación de la vida laboral, familiar y la personal.
Por otro lado también, porque hay que redoblar esfuerzos en torno a impulsar la vigencia de una política de igualdad de género, estableciendo lineamientos para cumplir las obligaciones internacionales en la materia, instrumentando acciones afirmativas en este Poder, unificando los criterios generales de planeación, seguimiento y evaluación de los esfuerzos para institucionalizar y transversalizar la perspectiva de género (PEG).
Ello se podrá lograr consolidando el trabajo de la Unidad de Igualdad de Género y Derechos Humanos, -como se llama en Puebla- que existe al interior del Poder Judicial para dotarla de los recursos y de las capacidades necesarias para cumplir con los objetivos para los que fue creada, y muchas más acciones sugeridas en mi intervención,  para demostrar que existe un compromiso real en el Poder Judicial de Puebla para incorporar la PEG,  tanto al interior de su estructura orgánica -mandos superiores y medios-,  como en el acceso de las mujeres que exigen atención y  justicia.
No olvidar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) publicó un Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género (PEG) que en muchas ocasiones pareciera que en Puebla no se atiende.
Lograrlo por supuesto pasa por incorporar el Principio de Paridad en la Ley Orgánica del Poder Judicial y es urgente.
@rgolmedo
Palabra de Mujer Atlixco
rociogarciaolmedo.blogspot.com

lunes, 5 de noviembre de 2018

Incertidumbre


Muchos acontecimientos de importancia hemos testimoniado en las últimas semanas, que nos generan incertidumbre.


Hace poco recordábamos el 65 aniversario del reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres en México y muchas voces y muchas plumas hicimos un recuento y analizamos en prospectiva los retos que hay que asumir en el actual contexto y esbozamos algunos escenarios. Pero también reconocíamos que “Elegir y ser elegida es la mitad de la historia” de las mujeres ya que la paridad es endeble “cuando aún hay que sortear las zancadillas de los que se llaman “compañeros” ya sea de partido, de curul o de la vida cotidiana, quienes consciente o atávicamente siguen, ya sea de palabra o de obra oponiéndose a derechos elementales de las mujeres saboteando lo mismo propuestas que el desempeño de cargos de mayor responsabilidad (Elías Anilú, Entre Todas 1/11/2018).


Hace un poco menos, conocíamos del resultado -ya cantado- de la encuesta que realizó el gabinete entrante que tomará protesta junto con el presidente electo el próximo 1 de diciembre, que decidió desechar la construcción del aeropuerto en Texcoco, sin esperar a revisar, -para sancionar- algunas de las muchas corruptelas y negocios que dicen existen ahí. No sólo eso, algunos medios de comunicación escritos han documentado que ha habido algunas reuniones entre quienes invirtieron en esa obra (Texcoco) y el equipo de transición, y que les han comentado que sus contratos se harán efectivos ahora en el otro lugar que “ganó” la encuesta del pasado domingo -Santa Lucía- o sea, ¿no hay corrupción, ni negocios ilícitos entonces? de otra manera no entendería cómo es que las mismas empresas trabajarán en el ahora nuevo aeropuerto.


Ahora sabemos que el presidente electo está personalmente “revisando” el presupuesto de egresos de la federación para el año 2019, y las mujeres esperamos que no sea verdad lo que señala la “Guía y criterios generales para el inicio y continuidad de la administración” que circula, y que señala la eliminación de las Unidades de Igualdad y Género en las dependencias de la Administración Pública Federal. Preocupante sin duda que piensen, que puede recortarse una estructura administrativa en el nuevo gobierno por la que hemos luchado las últimas generaciones de legisladoras federales, mayor incertidumbre genera que puedan pensar que la perspectiva de género en políticas públicas es un asunto menor, olvidando que avanzar en la transversalidad de la perspectiva de género en las políticas públicas en el quehacer gubernamental, representa alcanzar la igualdad sustantiva. Si es verdad su desaparición, significaría un terrible retroceso. (Comunicado Feminista a AMLO, 01/11/2018).


Por fortuna en el próximo gabinete tenemos aliadas como la Abogada Olga Sánchez Cordero, a quien le pedimos se convierta en la mediadora de nuestra realidad y sea el factor de equilibrio en la nuestra sociedad como ella misma lo dijo cuando era Ministra de la SCJN “juzgar con ojos de mujer para mí, significa ser la mediadora de nuestra realidad y factor de equilibrio en nuestras sociedades”.


Y ésta vorágine de incertidumbres se coloca también en Puebla. 


Todavía nos encontramos en la indefinición de la próxima gubernatura estatal.


El cambio de régimen que está a la vista, sin duda demanda el replanteamiento de las relaciones entre gobernantes y gobernados; en ese replanteamiento deberemos también -tanto gobernantes como gobernados- encontrar la diferencia entre oír y escuchar, entre ver o mirar. 


Percibo en el nivel nacional y en el local, una gravísima descalificación e insultos entre unos y otros, a ello agreguemos la desinformación, que siembra desconfianza y -como leía recientemente- que cosecha manipulación, cada vez con mayor intensidad provocando desilusión, incredulidad y mucho encono deteniendo avances…acuerdos…y generando más incertidumbre. 






rociog@prodigy-net.mx
Palabra de Mujer Atlixco
@rgolmedo
rociogarciaolmedo.blogspot.com

lunes, 8 de octubre de 2018

“No podemos ser juez y parte"


Una de las finalidades del Poder Legislativo de cada entidad federativa es ser un órgano representativo de la sociedad y velar por los intereses de la población.
Se gobierna también legislando.

El pasado 1 de julio, emerge una nueva fuerza política en nuestro estado y en nuestro país que abrió, una esperanza renovada para las mayorías de este país que exigen de prácticas políticas distintas.

A veintidós días de iniciados los trabajos en el Congreso de Puebla del cual formo parte, me parece que se ha dado una percepción distinta.

Me ha llamado poderosamente la atención la percepción que he encontrado sobre el Congreso del Estado: "Es lo mismo de siempre”, “parece que no saben lo que hacen", "solo se pelean entre ellos", "solo quieren ser protagónicos", "hacen solo lo que les conviene", "es lo mismo que siempre criticaron: las mayorías aplastando a las minorías", entre un largo etcétera.

Durante el fin de semana me dediqué a conversar con muchas personas; hombres y mujeres tanto de la capital como de la sierra norte, de la Mixteca y la zona metropolitana para conocer su punto de vista y en algo coinciden: la LX Legislatura esta distraída, pareciera que la controversia post electoral está detrás de todo, queriendo ser juez y parte de un asunto que no está en nuestras manos resolver. 

Por supuesto, este ejercicio de escuchar y dialogar implicó el acercamiento con personas de diversos partidos políticos: tanto de izquierda, como de centro y derecha. 

De ahí que me parece, es momento de hacer uso de la autocrítica necesaria siempre para cambiar lo que no estamos haciendo bien o para reforzar en aquello en lo que sí se están dando resultados.

Esto implica repensar el quehacer legislativo, que incluso pasa por considerar que en una democracia se llega a oponerse a posiciones, hasta con encono -si así es su estilo- pero jamás, se debe llegar al extremo de paralizar nuestra propia misión legislativa.

El Congreso no tiene facultades para resolver -en la instancia actual que presenta- el proceso electoral de la gubernatura del estado. No se trata de ser omisos pero si institucionales, cumpliendo con nuestra obligación como legisladores, de ahí que me parece que lo más sensato para ambas partes sería, permitir que las instituciones como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelvan lo conducente en cuanto a la elección de la gubernatura, lo cual nos llevará a respetar tiempos, métodos y determinaciones, con el mismo respeto que esperamos, que el entorno social respete la forma como legislamos. Lo cual también nos llevará a ocuparnos de lo que la población está esperando de nosotros para generar las condiciones de progreso e igualdad.

Si bien es natural que como ciudadanos, con legítimos derechos políticos, siempre busquemos que nuestros institutos partidistas destaquen y logremos mostrarlos como la mejor opción para la población; eso no significa trasladar un interés cupular a un espacio donde debe imperar la imparcialidad, sin colores partidistas, sino con una visión que permita dar resultados a las exigencias de una sociedad cada vez más desilusionada de la clase política.

Puebla enfrenta retos mayúsculos. En esta disputa los únicos perjudicados son los poblanos/as, de ahí que el Congreso y su tribuna debe dejar de ser ring político para convertirse en la voz de la sociedad. 

Decía un experimentado y brillante legislador hoy miembro distinguido de ese Movimiento que nos conduce a esa prometida nueva República que comenzó a hacer historia en Puebla el 15 de septiembre desde su Congreso: debemos trascender la particularidad de ser plurales, incluyentes y profesionales, hasta en el trato, sin tomar jamás las fobias ni las filias que algunos políticos suelen tener, porque después de los insultos en tribuna lo que sigue son los golpes…justo esto es, en lo que están incurriendo estas nuevas mayorías. Conductas que supuestamente iban a combatir.

Si la exigencia poblana es que no se quiere más un Congreso comparsa, que se convierta en solo una oficialía de partes, o sea una continuación del poder ejecutivo, tenemos la obligación de visibilizar que no podemos llegar al extremo de paralizar nuestra propia misión legislativa. 

Estoy segura que todas y todos queremos devolverle la dignidad y la eficiencia al Congreso, por ello debemos poner un alto a la polarización y asumir con responsabilidad lo que nos toca hacer: legislar. 

Rociogarciaolmedo.blogspot.mx
@rgolmedo
Palabra de Mujer Atlixco
rociog@prodigy.net.mx