Lo Último

lunes, 17 de septiembre de 2018

"Paquete de iniciativas para garantizar el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia "

El Gobernador Constitucional del estado de Puebla presentó hace unos días, lo que llamó un “paquete de iniciativas para garantizar el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia” incluso se resaltó que “las modificaciones están incluidas dentro de las once recomendaciones que hace la CONAVIM” (Puebla Noticias 29/07/2016).
De las once Recomendaciones el punto 6 habla justamente de la modificación a algunas leyes, seguramente a este punto se refería cuando de su inclusión señaló; sin embargo, del análisis de este “paquete de Iniciativas” se desprende que fueron presentadas solo dos Iniciativas: una en materia civil donde se incluyen reformas al Código Civil, al Código de Procedimientos Civiles y a la Ley de Mediación del estado de Puebla;  y la otra en materia penal, donde incorpora reformas y adiciones al Código Penal y a la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del estado de Puebla.
Cuando leí sobre el envío de un “paquete de iniciativas para garantizar el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia” pensé que se había hecho un análisis integral para armonizar la legislación poblana en esta materia a las leyes generales y federales e incluso enriquecerlas. Me equivoqué. Si bien estas iniciativas incorporan algunos de los temas que tienen que ver con la garantía y protección de los derechos de las  mujeres que ya establecen las leyes generales, me parecen todavía insuficientes para cumplir no solo con lo señalado en el Punto 6 de Recomendaciones de CONAVIM; también para pensar que con ello se armonizan todas las normativas que se han aprobado con este objetivo en materia federal; por supuesto son un paso para el avance de esas garantías de protección a las mujeres, pero aún no cumplen con el propósito.
¿Por qué si ya se toca el artículo 25 de la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del estado de Puebla respecto de la expedición inmediata de órdenes de protección de emergencia y preventivas (dentro de las 8 Hrs siguientes y con temporalidad de 72 Hrs.) que no se establece en la ley actual; ¿Por qué no cerraron el círculo armonizando el artículo 26 de la misma ley, para actualizar cuándo son órdenes de protección de emergencia? como lo prescribe la Ley General en 2013? O ¿Por qué no actualizar el artículo 34 para modificar a los integrantes del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, ya que la Procuraduría General de Justicia ha desaparecido y la Procuraduría del Ciudadano ya no existe. O para retirar de todo el cuerpo de esta ley estatal el concepto “de las ofendidas” por el de “víctimas” como lo marca la Ley General?  
De ahí la necesidad de estudiar integralmente cuando de una reforma legislativa se trata, ya que incluso no hacerlo así deja lagunas que en lugar de favorecer, obstruyen el objetivo de garantía y protección; por ejemplo me detengo en la propuesta al artículo 497 del Código Civil de este “paquete de iniciativas” que adiciona un párrafo para incluir como Alimentos el pago de la atención médica y hospitalaria del embarazo y parto por parte del cónyuge y del concubino señalando “… y en cualquier caso, del padre hacia la madre.” 
Esta reforma si bien atiende a una problemática muy importante para las mujeres, me parece  deja una laguna jurídica porque no complementan con una reforma al Código de Procedimientos Civiles para fijar justamente ahí el procedimiento para que las mujeres puedan acceder al pago de los gastos de embarazo y parto que proponen; lo cual las deja en estado de indefensión. 
Si abundamos un poco más, cuando hay un acta de matrimonio (cónyuges) supone la paternidad, cuando están en el supuesto del 297 (concubinos) igualmente supone la paternidad, como consecuencia, el deber de cumplir con esta obligación; pero cuando las mujeres no se encuentran en ninguno de estos dos supuestos ¿Cómo el estado protegerá y garantizará su derecho a obtener los gastos de su embarazos y partos, si solo lo enuncian en el Código Civil sin incluirlo en el Código de Procedimientos Civiles? ¿Cómo las mujeres embarazadas podrán hacer efectivo este pago?  
Ahora bien, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia en contra de las Mujeres (CONAVIM) semanas antes, entregó las once Recomendaciones al Gobierno del estado de Puebla que fueron aceptadas, producto de la serie de llamados de organizaciones civiles y personas en lo individual, que hemos visibilizado los muchos faltantes que en esta materia se presentan y que han provocado el incremento de los diferentes tipos de violencias en contra de mujeres.
Incluso todo ello previo a la constante solicitud de declaratoria de una Alerta de Violencia de Género contra Mujeres, ante la cada vez más frecuente presencia de asesinatos de mujeres en Puebla especialmente de mujeres jóvenes. 
Pero sigue sin publicarse el Reglamento de la Ley para Prevenir y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos en el estado de Puebla,  los Protocolos de Investigación en esta materia y sus modalidades de explotación establecidas en la Ley General, así como el de Investigación del delito de Feminicidio y el de Aplicación de las Órdenes de Protección.
No conocemos el Diagnóstico estatal sobre los tipos y modalidades de violencia y el funcionamiento del Banco Estatal de Datos.
Todavía muchos pendientes, ojalá que por lo menos se cumplan las once Recomendaciones que la CONAVIM ha entregado al Gobierno del estado de Puebla.
Por lo pronto el “paquete de iniciativas para garantizar el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia” que se publicitó tanto no cumple con las expectativas.  

lunes, 10 de septiembre de 2018

LX LEGISLATURA.

Puebla inicia este lunes 10 de septiembre, una nueva etapa. Con la convocatoria realizada por los Diputados integrantes de la Comisión Permanente Presidente y Secretario de la LIX Legislatura, a las/os diputados electos, inician los trabajos de preparación e instalación de la LX Legislatura.
En esta sesión, se elegirá la primera Mesa Directiva de la nueva Legislatura y se llevará a cabo la recepción de documentos (Artículo 27 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del
Estado Libre y Soberano de Puebla).

Las compañeras y compañeros diputados electos del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) tienen la mayoría. Como sucedió con la Presidencia de la República, en las diputaciones locales, los votos de la mayoría de la ciudadanía, los obtuvo este partido político.
Como dice Ortiz Pinchetti en MORENA tendrán “la tarea de convertirse en un verdadero partido político, como bien se ha dicho, que debe reencauzar su energía popular para materializar lo que han dado en llamar la cuarta transformación.” Esto por supuesto pasa también por Puebla y seguramente por el resto de los estados de la República.

Aspiro a que así sea en el Congreso de Puebla. Ya que además MORENA deberá tener claro, que próximamente se convertirá también, en el partido oficial de este país y de algunos estados. Y ya veremos su desempeño cuando les toque gobernar.
Porque definitivamente no coincido con el comentario de que “el país está en ruinas.” Sí, son muchos los problemas que hay resolver. Deberán por ello, proceder a resolverlos transformando las prácticas políticas como se comprometieron, y lo deberán hacer a partir del primero de diciembre, fecha en que asumirán el gobierno.

Morena en efecto tiene la mayoría de integrantes en el Congreso de Puebla. Tiene sin duda que hacer valer sus votos, pero en todo momento deberá considerar hacerlo, en uso del respeto, de la igualdad, de la tolerancia, del diálogo y la solidaridad. Conductas que tienen que asumir, porque ya no podrán ser ellos y ellas quienes abran las puertas a conductas cuestionables.
Como diría Sara Sefchovich, “la vida real requiere de ajustar promesas, ideales, enojos.”

El proceso de cambio del Poder Legislativo, pasa por el papel que asumiremos todas y todos quienes integramos los diferentes grupos legislativos.
El papel que asumirá el grupo legislativo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso de Puebla, ya lo precisó la Presidenta Nacional Claudia Ruiz Massieu: “Somos un partido con 90 años de historia, un partido maduro, nos asumiremos como una oposición firme, valiente, crítica, constructiva, jamás testimonial”
Que esta nueva etapa sea por el bien de las poblanas y poblanos.

martes, 4 de septiembre de 2018

Llegó la hora

Integradas la Cámara de Diputados/as (500) y la Cámara de Senadores/as (128). Sus integrantes rendido protesta, e instalado el primer período de sesiones del primer año legislativo de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, inicia, la renovación del primero de los Poderes de la Unión: el Legislativo. Con ello una nueva etapa en el país.
El 1 de septiembre como marca nuestra Constitución, el Congreso de la Unión recibió el documento oficial que contiene el Sexto y último Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Inmediatamente después, -a la reanudación de la sesión- se procede a fijar posicionamientos. Cada uno de los ocho grupos parlamentarios de los partidos políticos que actuarán los próximos tres años tomaron la palabra.
Con ello, emerge, una nueva fuerza política que olvidó en esta primera sesión, que son la nueva mayoría. Fueron varios los momentos en los que el presidente de la Mesa Directiva Diputado Porfirio Muñoz Ledo tuvo que recordárselos, pero uno llamó mi atención cuando les precisó “hemos trascendido la etapa electoral, esta es la hora de la reconstrucción nacional, no de una democracia colérica.” Muy interesante fue observar el desempeño que tuvieron las/os legisladores en esta primera sesión.
Pero esta LXIV Legislatura marca una nueva etapa en la participación política de las mujeres. Es la primera legislatura paritaria, 48 por ciento de mujeres en Cámara de Diputados/as y 49 por ciento en Cámara de Senadores/as. Justo por estas cifras, la Unión Interparlamentaria ha colocado a nuestro país en el 4º lugar de entre 188 países en Cámara de Diputados. En Cámara de Senadores la cifra nos coloca en el 2º lugar. Por esto también resulta muy especial esta legislatura, y hubiéramos querido que justamente por haberse instalado la primera Legislatura en paridad, que legisladoras ocuparan la
presidencia de la Mesa Directiva de alguna de las Cámaras, o que más mujeres hubiesen ocupado las Coordinaciones de grupos parlamentarios. Sólo uno -de los ocho- nombró a una mujer como Coordinadora.
Sin embargo, en la hoja de ruta, el camino ahora nos lleva al siguiente paso. Impulsar que las Comisiones Legislativas, sean presididas por mujeres, no únicamente aquellas que son “afines a las mujeres” como se acostumbra a hacer, y que en su integración se considere también la paridad. Todo lo cual, deberemos impulsarlo en los nuevos Congresos locales de las entidades federativas que han empezado a instalarse.
Y no es -como ya lo hemos venido diciendo- una cuestión sólo cuantitativa. La inclusión de las mujeres es necesaria para enriquecer el debate y para la toma de decisiones.
Por supuesto debemos evaluar su desempeño para obtener también resultados cualitativos. Por fortuna ya, muchos organismos de la sociedad civil organizada están implementando estas acciones.
En esta primera sesión la Senadora Ruiz Massieu responsable de fijar posición por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) señaló “somos un partido con 90 años de historia, un partido maduro; seremos una oposición valiente, crítica y constructiva, jamás testimonial, ni abyecta ni complaciente.” Esto habla, como ella misma lo dijo que si bien “Existen puntos de vista diferentes, y en algunos casos encontrados, entre el PRI y la fuerza política que hoy es mayoritaria.” (…) El mandato es muy claro para esta soberanía y no debemos tener otra cosa en mente que cumplirlo a cabalidad: haciendo política, respetando, conciliando y sumando voluntades mejoraremos la calidad de vida de millones de mexicanos. Por el bien de México.”
Esto me lleva a recordar algunas reflexiones de Don Jesús Reyes Heroles cuando allá por la década de los 70as se refería a la “fuerza de la política”.
“(…) Sin reservas mentales de ninguna especie, invitamos a confiar plenamente en la fuerza de la política para que no medre la política de la fuerza. La fuerza de la política, que es persuasión y no imposición, que es convencer y no vencer, que es demandarnos el deber de la convivencia antes de demandárselo a quienes no piensan como nosotros.”
“(…) el acuerdo en lo fundamental no excluye la diferencia en lo esencial. Se puede, dentro de él y respetándolo, aspirar a un régimen totalmente distinto a aquel en que se vive, siempre y cuando se respete un compromiso básico: sólo emplear para lograrlo los medios legales permitidos (…)” “la política es demasiado seria para que sus acciones sean determinadas por el temperamento y la emoción, al margen de la cabeza. Sin emplear la cabeza muchas cosas se pueden hacer, pero no política.”
Llegó la hora. Una nueva etapa política en nuestro país ha iniciado. Por el bien de México
que “el malabarismo ideológico, no se convierta en incongruencia oportunista.”